Luis Benavídez realizó el viernes pasado el juramento por el cual revalida su intachable servicio en nuestra ciudad, donde trabaja por la justicia desde 1984.

Independientemente de los cambios que ha ido sufriendo el mapa político de la provincia, Luis Benavídez es el Juez de Paz con mayor antigüedad en su cargo, ya que suman 33 los años que lleva desempeñando su labor en nuestra ciudad con una excelencia y un compromiso implacables.


Benavídez confirmó su compromiso una vez más al rendir el examen que lo revalida en su cargo con muy buenos resultados, motivo por el cual el viernes 31 de marzo prestó juramento ante el Tribunal Superior de Justicia en su sede de la ciudad de Córdoba.
No hubo más que elogios y palabras de agradecimiento para el juez, tanto por parte de sus colegas como de la intendenta de Estación Juárez Celman y de la Dra. Tarditti y el Dr. Rubio, máximos representantes del TSJ que tomaron el juramento.
“Es un gran honor acompañar en tan importante acontecimiento a una persona tan comprometida con su trabajo y a alguien que aporta cada día su parte para mejorar la ciudad que amo”, dijo la intendenta Myrian Prunotto al finalizar la ceremonia.

En la ocasión juraron también otros dos representantes del departamento Colón: Claudia Reyes, de Jesús María, y José Dreosti, de Colonia Caroya. Estuvieron presentes la presidenta del TSJ, Aída Tarditti; el vocal, Luis Rubio; el legislador por el departamento Colón, Carlos Presas; el fiscal Adjunto, José Gómez Demmel; el administrador General del Poder Judicial, Ricardo Rosemberg; la intendenta de Estación Juárez Celman, Myrian Prunotto; el miembro de la Junta de Clasificación de Jueces de Paz, Cristian Savid; y el inspector de la Justicia de Paz, Ricardo de Toro, entre otras autoridades.
Un cargo de gran responsabilidad

El Juez de Paz tiene numerosas atribuciones y responsabilidades hacia la ciudad en que se desempeña.
Es notificador del Poder Judicial, Oficial de Justicia y puede dar fe de documentos y situaciones como lo hace un escribano público.
Es también la persona encargada de ratificar sumarios, de librar órdenes de allanamiento para los procedimientos policiales que así lo requieran.
Interviene en lo referido a la Ley de Violencia Familiar (Ley Nº 9283) con la tarea de tomar audiencias públicas y llevar a cabo medidas cautelares. También lo hace dictando resolución sobre expedientes del Código de Convivencia (Ley nº 10326), cuyas penas pueden determinarse en multas o en trabajo comunitario.
Un Juez de Paz también debe presidir las Juntas Electorales Municipales y oficia como delegado del Defensor del Pueblo de la Provincia. Además, interviene en cuestiones ambientales y en conflictos intervecinales con la figura de “amigable componedor”.
Para estar a la altura de todos estos roles y desempeñarlos correctamente, el Juez de Paz necesita gran preparación, pues implica una gran responsabilidad.
Luis Benavídez ha demostrado a lo largo de los años una labor profesional y personal intachable que lo ha convertido en capacitador y referente de otros jueces.